En ocasiones el usuario se encuentra desorientado a la hora de escoger un buen taller mecánico donde depositar su vehículo para una reparación más o menos importante. Esto sucede por la desconfianza que han propiciado los “no profesionales” del sector que se han hecho eco del desconocimiento para aprovecharse de sus clientes.

Por este motivo en Desguaces Barcelona hemos considerado de vital importancia compartir con nuestros lectores esta sencilla guía, dónde se exponen una serie de consejos que serán de utilidad a la hora de elegir un taller mecánico de confianza.

Todos los talleres están obligados a mostrar una placa identificativa, de forma perfectamente visible en la fachada del edificio. En ella se mostrará el número de registro industrial (nº 2), la actividad desarrollada (según imagen) y la provincia dónde está ubicado (nº 1). ¡Búscala!

Exige total transparencia a la empresa. Estás en tu derecho de poder echar un vistazo a las instalaciones ya que esto puede darte una idea sobre su forma de trabajo, y también de obtener toda la información posible sobre la avería, el presupuesto para solventar la misma y otros problemas que se puedan derivar de ella.

Aconsejamos también que solicites un informe de daños no relacionados, es decir, que queden justificados en algún documento todos aquellos daños o desperfectos que presente tu coche y que no vayan a ser reparados en ese momento. Será tu aval en caso de que el vehículo no se devuelva en el mismo estado.

Es de vital importancia conocer que todos los talleres están disposición de entregarte un resguardo en concepto del depósito de tu coche en sus instalaciones, pues en el supuesto caso de robo éste sería tu vía de reclamación. ¡Solicita tu resguardo!

También deberás exigir un presupuesto por escrito, que en el mejor de los casos aceptarás, pero si no estás de acuerdo, podrás renunciar al mismo (por escrito) sabiendo que la renuncia tiene una validez de 12 días. Si pasado el plazo el coche no se ha retirado de las instalaciones del taller tendrás que aceptarlo y por consiguiente pagarlo.

Cualquier taller debería poder entregarte las piezas en mal estado que hayan sido sustituidas. ¡Si no te fías pídelas!

Por último hablaremos de la facturación y de la garantía de reparación, pues deberás asegurarte que en la factura figuren desglosadas correctamente las operaciones realizadas, las piezas sustituidas y las horas de trabajo del personal cualificado. Las reparaciones normalmente cuentan con una garantía de 3 meses o hasta 2.000 km recorridos (si no se ha pactado un periodo superior), desde la fecha de retirada del vehículo de las instalaciones del taller.

Nos gustaría conocer tu experiencia con talleres mecánicos ¿Tienes un taller de confianza? ¿En qué te fijas a la hora de elegir un taller? ¡Cuéntanoslo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *