Servicios de Desguace
93 381 75 76 93 381 75 76

Reciclaje de vehículos

En Desguaces Barcelona nos preocupamos de que todos los vehículos que han alcanzado el final de su vida útil sean descontaminados y reciclados correctamente, de acuerdo con la Orden del Ministerio del Interior INT/249/2004.

Los vehículos fuera de uso (VFU) deben ser depositados en un Centro Autorizado de Tratamiento (CATV), ya que tienen en sus instalaciones todo lo necesario para realizar el tratamiento medioambiental de los vehículos.

La descontaminación de un vehículo consiste en la retirada de elementos clasificados como peligrosos, mediante el uso de herramientas especialmente acondicionadas para dicha tarea. En la zona de descontaminación se retiran todos aquellos componentes de un vehículo que afectan al medio ambiente y a la salud de la población. El líquido de freno, el líquido refrigerante, el aceite del motor y el combustible son algunos de los fluidos que son extraídos en este proceso.

Todos los líquidos son clasificados, separados y almacenados en contenedores especiales, para luego ser retirados por empresas especializadas que se ocuparán de su correcta gestión. Una vez el vehículo es descontaminado, las piezas que aún pueden seguir desempeñando la función para la que fueron diseñadas son extraídas, clasificadas y comprobadas de manera exhaustiva. Tras pasar por una meticulosa prueba de calidad, son puestas a la venta a modo de recambios de segunda mano.

Curiosidades y datos de interés sobre el reciclado de los VFU

El proceso de reciclaje de los vehículos fuera de uso (VFU) es la principal meta de Desguaces Barcelona. Por medio de este proceso, velamos por el medio ambiente, optimizamos los recursos naturales y se reutilizan los componentes cuya vida útil sigue en activo, ahorrando así dinero y materias primas.

El ciclo del reciclaje de vehículos:

Materiales reutilizables:

Casi el 95% de los componentes de un vehículo pueden ser reutilizados y reciclados gracias a los procesos de descontaminación y despiece realizados en los Centros Autorizados de Tratamiento (CATV). Los elementos que se reciclan y su aprovechamiento principal son los siguientes:

  • Cristales, faros y parabrisas: La mayor parte de estos elementos, una vez mezclados y procesados, se utilizan para la fabricación de botellas y fibras para materiales reforzados como la lana de vidrio.
  • Líquidos varios: Algunos de los líquidos extraídos del motor, la transmisión, el sistema hidráulico y la caja de cambios, pueden volver a utilizarse una vez regenerados. Otros, pueden ser usados como combustibles en instalaciones preparadas por su alto valor calorífico.
  • Cinturones de seguridad: A menudo se convierten en bases de alfombras o fibras de materiales de aislamiento.
  • Baterías: El plomo que se recupera de las baterías tiene aplicaciones en la industria metalúrgica y el plástico para fabricar nuevas cajas de baterías.
  • Air-bags: El neopreno con el que han sido elaborados permite reutilizarse, incluso para hacer nuevos airbags.
  • Neumáticos: Dependiendo de su estado, se pueden recauchutar. Si no, el caucho se granula y puede utilizarse en la creación de suelos de canchas deportivas o parques infantiles. En última instancia, también pueden ser quemados para producir energía calorífica.
  • Luces traseras e intermitentes: Pese a que su composición de diversos plásticos unidos con pegamentos muy fuertes dificulta su reciclaje, hoy en día se disponen de técnicas capaces de permitir su separación y por tanto nuevos usos.
  • Plástico flexible: El plástico de tiras, bandas y demás, se tritura para la producción de energía en incineradoras y cementeras. Una pequeña parte también es usada como material de drenaje.
  • Grandes piezas plásticas: El plástico de parachoques, depósitos de líquidos y salpicaderos, es triturado y vuelve a moldearse como material plástico.

Normativa de reciclaje:

De acuerdo al Real Decreto 1383/2002 del 20 de diciembre sobre la gestión de vehículos al final de su vida útil, todos deben descontaminarse antes de ser sometidos a ningún otro tratamiento. Es por ello que el titular que vaya a desprenderse de su automóvil, deberá entregarlo a un Centro Autorizado de Tratamiento (CATV), pues para proceder a la baja definitiva del vehículo, será imprescindible el Certificado de Destrucción, documento que acredita que el proceso ha tenido lugar conforme a lo previsto en la ley vigente.

“Las operaciones de descontaminación favorecerán la reutilización y el reciclado de los componentes del vehículo y el plazo de realización de dichas operaciones, contando a partir de la recepción del automóvil en el CATV, no será superior a 30 días”. Encontrará más información sobre este Real Decreto, haciendo clic en este archivo del BOE.